XsP denuncia el desequilibrio en las políticas de ocio, que este año dedicaron 861.000 euros a los grandes eventos frente a los 60.000 que se destinaron a las fiestas de barrios y parroquias

El Gobierno de Foro hace oído sordos a la voz de alarma que ha lanzado la comisión de festejos de Cimavilla para salvar las fiestas del Barrio Alto. “Frente a lo difundido por varios medios de comunicación, nos consta que no se ha producido ningún avance”, afirma Orlando Fernández Casanueva, concejal de Xixón Sí Puede (XsP).

“El problema de Cimavilla no es exclusivo, es la tónica general en la mayor parte de las fiestas de barrio y parroquias del concejo”, continúa el edil de XsP. “Un problema que es consecuencia de la dejación de funciones y la política de ocio y turística del equipo de Gobierno, que ha primado la iniciativa privada de megaeventos frente a la iniciativa social de la comisiones de festejos y asociaciones culturales sin ánimo de lucro”, añade Fernández Casanueva.

Una política que tiene su reflejo en cifras: en el año 2018, el gasto municipal directo en la producción de los conciertos de la Semana Grande, el Arcu Atlánticu y grandes festivales fue en torno a 861.000€. Sin embargo, las ayudas a las 38 entidades que se presentaron a las subvenciones de las fiestas de barrios y parroquias fue de 60.000€.

“Todas la fiestas son importantes, pero el caso de Cimavilla es singular porque su identidad hacen que sean una marca consolidada para la ciudad de Xixón. Además, al programarse en septiembre contribuyen a desestacionalizar los eventos de nuestra ciudad que se concentran sobre todo en julio y agosto”, recuerda el edil de XsP.

“Foro tiene que demostrar con hechos, y no solo con palabras, el apoyo decidido a las fiestas de Cimavilla y ese apoyo debe trasladarse a todas las comisiones de festejos de la zona urbana y rural”, mantiene Fernández Casanueva. A la vez, el grupo municipal considera que ha de tenerse en cuenta el impacto que tendrá en todas estas actividades la instrucción de espectáculos extraordinarios que recientemente aprobó de manera unilateral el equipo de Gobierno y que únicamente vendrá a poner más trabas a quienes con más voluntad que medios organizan este tipo de eventos.