El Ayuntamiento de Xixón es uno de los pocos municipios de su tamaño que carece de un departamento específico de participación con personal asignado para el desarrollo de las políticas de este área. Una carencia que se deja ver en las lagunas existentes en los procesos participativos de la ciudad y que es preciso atajar dotándose de los instrumentos adecuados. Para ello, Xixón Sí Puede (XsP) propondrá en el próximo Pleno la creación de una Oficina Técnica de Participación que contemple el personal y los recursos necesarios para acometer las tareas de participación que la nueva realidad y evolución social imponen.

Esta propuesta se presenta teniendo en cuenta la realidad social y también jurídica, ya que la Ley de Bases de Régimen Local ya recoge en su exposición de motivos que deben existir unos estándares mínimos en materia de participación ciudadana y exige a los ayuntamientos establecer y regular unas normas de carácter orgánico, procedimientos y órganos adecuados para la efectiva participación de los y las vecinas en la vida pública.

La participación es un derecho de la ciudadanía, y una democracia es aquella que implica de modo activo y directo a la población en el debate sobre las cosas que les conciernen y la solución de los problemas que les afectan como comunidad”, señala Verónica Rodríguez Fernández, concejala de XsP responsable de Movilidad y Participación. Una implicación que, continúa la edil de XsP, “facilita una articulación social que permite la construcción colectiva de propuestas innovadoras obteniendo el mayor consenso posible a través de procesos de consulta y debate”.

En este sentido, en Xixón es preciso dotarse de las herramientas adecuadas y mejorar lo existente, ya que como se ha expuesto en ocasiones anteriores urge, entre otras cuestiones, reformar el Reglamento General de Participación y el de los Consejos de Distrito. También está pendiente la elaboración del Plan Director de Participación, una iniciativa aprobada en mayo a 2016 a propuesta de XsP sin que hasta la fecha se haya dado ningún paso en esta dirección.

Estos procesos han de estar guiados y coordinados por personal técnico municipal que tenga entre otras las funciones específicas de participación, que ejecuten las directrices, objetivos y políticas de participación y que asesoren en el diseño, puesta en marcha y coordinación de los procesos participativos que se impulsen, así como la asistencia y coordinación de los espacios permanentes de participación y colaboración ciudadana”, explica Rodríguez Fernández.