Una historia que ya conoces, que TÚ financiaste y de la que alguna gente jamás querrá hablar…

En 17 años han sido varios los megaproyectos que se han abordado en Xixón, ambiciosas infraestructuras que han terminado en fracasos tanto por su inutilidad, como por el menoscabo de las arcas públicas. Los cuantiosos sobrecostes de la ampliación de El Musel (255 millones); la depuradora del Este ilegalizada y que deja a la cuenca Este de Xixón vertiendo las aguas residuales de 150.000 habitantes sin tratar (36 millones); una zona industrial sobredimensionada y sin empresa alguna que la habite, la ZALIA, también con sobrecostes de más de 100 millones; una regasificadora sin uso y al margen de la ley que costó 152 millones, pero que cada mes pagamos en nuestros recibos del gas; y un túnel a ninguna parte para un hipotético metrotrén en el que se invirtieron alrededor de 140 millones. Súmense a todo ello costes de mantenimiento, reformas, expropiaciones, etc., y veremos cómo en Xixón se han dilapidado con total impunidad unos 800 millones de euros en estos años.

Es el resultado de unas políticas guiadas por el grandonismo, la alegre práctica de disparar con pólvora ajena y de mirar para otro lado a la hora de asumir responsabilidades. De todo ello hablamos en el documental XixónPoly. La ciudad de los Faraones que podéis ver aquí. Un repaso a políticas bajo sospecha cuyas consecuencias paga la ciudadanía.

La elaboración del documental ha corrido a cargo de Covenant Servicios Audiovisuales con la colaboración del Área de Comunicación de Podemos Xixón y Xixón Sí Puede.

XixónPoly. La ciudad de los Faraones