Nuria Rodríguez: “La única manera de garantizar los derechos de todos los actores implicados y una gestión más eficiente y económica es la directa desde lo público”

En el debate sobre la remunicipalización del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) es habitual entrar en la polémica sobre la posibilidad o no de subrogar al personal que actualmente trabaja en las empresas adjudicatarias del Servicio. Xixón Sí Puede (XsP) ya puso opciones encima de la mesa para una remunicipalización “viable, más eficiente y menos cara que la externalización del servicio” y que costaría 3.791.000 euros con la creación de una empresa pública de servicios múltiples o la inclusión de las trabajadoras en una empresa ya existente con su propio convenio. Todo ello a través de la subrogación de las trabajadoras, lo que no implicaría el acceso a la función pública “a la que tenemos claro que se opta por cuestiones de mérito, capacidad e igualdad”, en palabras de Nuria Rodríguez López, concejala de XsP responsable de Empleo, Hacienda e Igualdad.

Respecto a las informaciones que miran a Uviéu donde se pone en cuestión la subrogación del personal de la Sociedad Ovetense de Festejos (SOF), la edil de XsP indica que la situación de esta entidad “poco tiene que ver con el SAD”, señala la edil de XsP.

Una de las primeras diferencias del SAD con la SOF es que la Ayuda a Domicilio es un servicio esencial cuya titularidad es pública. “En la disposición adicional 26 b del Proyecto de Presupuestos 2017 se dice que ‘al personal referido en los apartados anteriores -exclusiones para evitar que el personal pueda pasar a la administración- le serán de aplicación las previsiones sobre sucesión de empresas contenidas en la normativa laboral”.

Esta normativa laboral se refiere al artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores, en el que se afirma que “el cambio de titularidad de una empresa, de un centro de trabajo o de una unidad productiva autónoma no extinguirá por sí mismo la relación laboral, quedando el nuevo empresario subrogado en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social del anterior, incluyendo los compromisos de pensiones, en los términos previstos en su normativa específica…”.

“En el caso del Servicio de Ayuda a Domicilio hay sucesión de empresas y no lo dice XsP, sino que lo dicen los técnicos del Ayuntamiento”, remarca Rodríguez López. “La ley es clara y la subrogación es totalmente posible. Lo único que hay aquí es una falta de voluntad política y, además, es una pena que quienes estuvieron en el Gobierno de Xixón 30 años no valoraran siquiera la remunicipalización, que es totalmente viable”.

La subrogación también está avalada por una sentencia de la Sala de lo Social de Uviéu del TSJA (Tribunal Superior de Justicia de Asturias) en la que se hace referencia constante a la sucesión de empresas para justificar la decisión de que el Ayuntamiento debe subrogar al personal del Servicio de Recaudación de la Corporación carbayona. “Este elemento es fundamental, y ni siquiera la disposición adicional 26 puede vulnerar el Estatuto de los Trabajadores”, expone la concejala de XsP.

De otra manera, Nuria Rodríguez incide en que la gestión pública del SAD sería más eficiente. Una de las cuestiones a tener en cuenta es la transparencia y la gestión más allá del papel, ya que las empresas adjudicatarias ofrecieron en el concurso una serie de mejoras en el Servicio para poder hacerse con el contrato: se ofrecían limpiezas generales, atenciones complementarias (peluquería, fisioterapia, terapia ocupacional…), charlas para las y los cuidadores o tablets para las trabajadoras. “Hemos preguntado si todo esto se ha llevado a cabo en estos dos años, si las personas usuarias han podido solicitar estos servicios y nos consta, en el caso de las tablets, que ninguna de las trabajadoras tiene o ha tenido una tablet”, afirma.

Esto es reflejo de “una serie de cuestiones inexactas de las que no tenemos notificación y el equipo de Gobierno no puede decir que no sabe lo que está ocurriendo ni tampoco el resto de los grupos municipales, tal como se lo hemos transmitido XsP y las trabajadoras. Todo ello muestra que en la gestión indirecta no hay eficiencia”, recalca Rodríguez López. Siempre sin olvidar que las empresas siempre van a buscar el legítimo margen empresarial, pero el problema es cuando se hace a costa de empeorar las condiciones laborales de las trabajadoras, cosa que no sucedería desde una gestión pública.

“Lo que proponemos es que se subrogue a las trabajadoras en las mismas condiciones que tienen, con el mismo convenio, que es lo que dice la ley. Y jamás propondremos que esto sea una puerta de atrás de entrada al funcionariado, que se consigue en base a criterios de mérito, igualdad y capacidad. Se trata de conjugar los derechos de la ciudadanía de Xixón, de las personas usuarias y de las trabajadoras y la única manera es la gestión directa a través de la creación de una empresa de servicios múltiples o a través de la inclusión de una empresa que ya exista, lo que sería económicamente menos caro que si se hace de manera indirecta”, resume Nuria Rodríguez López.