La ordenanza del taxi de Xixón data del año 1989. Casi treinta años de una norma sobre la que apenas se han hecho modificaciones en este tiempo, todas ellas de carácter menor. “El resultado es que nos encontramos ante una ordenanza desfasada y obsoleta”, indica Verónica Rodríguez, concejala de Xixón Sí Puede. Por este motivo, el grupo municipal presenta una propuesta al Pleno de septiembre en la que se llama a abrir una mesa negociadora en la que estén representados todos los sectores, incluyendo a organizaciones patronales y sindicales, para acordar la modificación de la actual ordenanza del autotaxi, entendiendo que la reforma debe ser consensuada con todos los agentes implicados. El objetivo es que este proceso se resuelva en un plazo máximo de seis meses.

“Esta norma no recoge la realidad social, ni de movilidad, ni económica de la ciudad”, explica la edil de XsP. “En el texto hay apartados en los que incluso se habla en pesetas, lo que es una pequeña muestra de la necesidad de emprender una modificación integral de la misma”, añade la edil de XsP. Otro factor que determina esta modificación, reclamada por el sector, es la crisis económica que, como en el resto de la sociedad, ha repercutido negativamente en este servicio público.

Esta reforma debería abordar cuestiones como la concesión de licencias, la regulación de la explotación de esas licencias, las sanciones, incorporar cuestiones como la conciliación de la vida familiar y laboral, la condición del personal asalariado, la inclusión de las nuevas tecnologías o la accesibilidad. “Los principios que deben regir esta ordenanza son la garantía de la calidad del servicio público y un equilibrio de la rentabilidad del mismo”, destaca la edil de XsP.

“Además, es necesario establecer una coordinación con otros medios de transporte, máxime teniendo en cuenta que estamos abordando el Plan de Movilidad”, apunta Verónica Rodríguez. Igualmente, XsP pedirá que todas las entidades que representan al sector estén presentes en el Foro de Movilidad. Otra de las demandas del sector es la articulación del Consejo Regulador del Taxi como un espacio de consulta y de mejora de la calidad del sector.

Desde el sector, Santiago Muñoz, de la asociación profesional Élite Asturias, critica el desinterés de la administración local. “La ordenanza municipal está para rehacer por completo”, remarca. Desde la asociación también se recuerda que la norma no tiene en cuenta las normativas europeas relacionadas con la modernización, la adaptación de las ciudades y la accesibilidad. “No se acuerdan del sector más que para pasar una revisión anual, que de hecho ya está pasada por la ITV, es algo simbólico, para decir que se hace algo”, denuncia Muñoz. Otra de las problemáticas que denuncia el sector es la ordenación de las paradas y la logística, ya que en determinados puntos de Xixón los taxis acumulan multas al tratar de realizar su trabajo.

“La ordenanza no se ha modificado en cuestiones fundamentales como la ordenación de las paradas o la información. En muchos sitios estamos escondidos, no hay señalización adecuada: en otras ciudades hay indicadores de dónde están las paradas o lo que cuesta el servicio. Además, en estos últimos años, por la revisión anual nos cobran una tasa que nunca revirtió en el sector del taxi. Y resulta que llevamos aportados en estos cinco años entre 45.000 y 50.000 euros. El único interés del Ayuntamiento ha sido el afán recaudatorio”, critica José Ángel López, miembro de Radio Taxi.

Por su parte, Fernando Casanova, presidente de Élite Asturias, insiste en la necesidad de reformar esta norma: “La ordenanza es mala hasta decir basta, para el sector y para el usuario. No se hace nada porque haya criterios mercantiles o por adaptarse a la normativa europea”.